Entradas

Mutua Universal, entidad colaboradora con la Seguridad Social, ha otorgado al grupo de empresas Sando el Premio Innovación y Salud 2019 en la categoría Gran Empresa. Estos galardones distinguen la labor de aquellas compañías que han demostrado su compromiso para innovar en el desarrollo de entornos de trabajo más seguros y saludables. Sando recibe este premio por haber puesto en marcha la solución constructiva SST-RPAS. Este proyecto explota las posibilidades de los drones, las tecnologías de la información y la comunicación para desarrollar un control más exhaustivo y en tiempo real de la seguridad y salud en obras singulares de especial peligrosidad.

El evento ha contado con una importante presencia institucional encabezada por el delegado del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes; el subdirector general de Coordinación de Unidades Médicas, Juan Antonio Martínez Herrera; el subdirector general de Recursos Humanos, Alta Inspección y Cohesión del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Ángel Luis Guirao; el presidente de Mutua Universal, Juan Echevarría Puig, y su director gerente, Juan Güell, entre otros.

El Premio Innovación y Salud 2019 en la categoría Gran Empresa lo ha recogido la directora general de Servicios Corporativos de Sando, Esther Sánchez Manzano, que ha querido compartir el reconocimiento con el conjunto de trabajadores de la empresa: “Recojo el premio en nombre de toda la plantilla de profesionales de grupo Sando que cada día se esfuerzan por hacer realidad la seguridad y salud en el trabajo”.

Asimismo, Sánchez Manzano ha destacado el compromiso de Sando con la I+D+i: “En Sando tenemos muy presente que sin innovación no podemos avanzar”.

El departamento de I+D+i de Sando ha coordinado desde hace casi una década diferentes proyectos de investigación en los que ha empleado drones. Sando ha desarrollado una tecnología específica para su actividad empresarial e implantando los drones en las obras y servicios que gestiona.

En este contexto, el departamento de I+D+i junto con el Servicio de Prevención Mancomunado de Sando comenzaron a plantear hace cinco años las opciones del uso de los drones para la seguridad y salud en el trabajo. Fruto de esta unión han diseñado la herramienta SST-RPAS para la vigilancia en tiempo real mediante drones.

 

El grupo de empresas Sando y la consultora Grant Thornton han comenzado el proyecto de investigación Rebecca, cofinanciado por Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), con el objetivo de crear un sistema inteligente para la aplicación automática de la metodología BIM en construcción. Las herramientas basadas en la tecnología BIM están sustituyendo los programas de CAD a nivel mundial.

BIM (Building Information Modeling) es una metodología colaborativa para la gestión de proyectos de edificación y obra civil a través de un modelo digital 3D. BIM conforma una gran base de datos para gestionar los elementos de una infraestructura durante todo el ciclo de vida de la misma.

El proyecto Rebecca se centra en el diseño de un sistema de reglas y algoritmos de inteligencia artificial que trabajan sobre la base de datos de BIM para mejorar el control y monitorización de proyectos de construcción.

La implantación de este sistema inteligente requiere el estudio y evaluación de los procedimientos internos de una empresa para adaptarlos a las exigencias técnicas de BIM. En una segunda fase, los procesos se modelan para que el sistema pueda extraer la información de manera automática.

A los datos que se obtienen ya parametrizados gracias a BIM, el proyecto Rebecca propone aplicarles métodos informáticos avanzados de aprendizaje profundo (redes neuronales) para extraer patrones de conocimiento. Un patrón, por ejemplo, puede ser cuánto suelen retrasarse ciertos trabajos ante un cambio de especificación de material o cuál es el aumento de coste esperable ante tal cambio.

El proyecto Rebecca incorpora al sistema inteligencia artificial, procurando conseguir una experiencia del usuario que permita extraer todo el potencial de la tecnología. El objetivo consiste en diseñar un sistema experto que aprenda constantemente y brinde al responsable de cada obra sugerencias que, basadas en el conocimiento existente en Sando, le permita tomar las mejores decisiones para conseguir proyectos mejor construidos, en plazos más concretos y con costes más ajustados.

El responsable del sector Edificación y Obra Civil de CTA, Carlos García, afirma que “Rebecca es un ambicioso proyecto de transformación digital que supondrá un antes y un después para Sando”. En su opinión, “la aplicación de la tecnología BIM hará más eficientes, precisos y acertados los procesos en construcción”.

Esta investigación facilitará que Sando ofrezca unos servicios únicos en BIM que incrementen la calidad de los proyectos y se puedan adaptar rápidamente a los requerimientos del cliente, aumentando la eficiencia y constituyendo una ventaja competitiva al reducir plazos de ejecución y costes operativos.

Con el proyecto Rebecca, Grant Thornton realizará una de las primeras aplicaciones mundiales de la inteligencia artificial a un contexto real de obra, lo que servirá para fortalecer el entorno tecnológico de sus servicios de BIM y project management.

Junto a Sando y Grant Thornton el proyecto Rebeca cuenta con la colaboración del grupo de investigación de Neurotecnología de la Universidad de Málaga y la financiación de la Corporación Tecnológica de Andalucía.

 

Sando es una de las primeras constructoras del país en certificar su Sistema de Gestión de Seguridad y Salud según la norma ISO 45001 :2018, el primer estándar internacional ISO en prevención de riesgos laborales. Además, Sando se ha convertido en la primera constructora en hacerlo en Andalucía a través de Aenor.

La Organización Internacional de Normalización publicó a mediados de 2018 la nueva norma para aquellas entidades que, de manera voluntaria, quisieran certificar su Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo. La ISO 45001 :2018 acredita que las organizaciones que la superan proporcionan lugares de trabajo seguros y saludables, en los cuales se previenen lesiones y daños a la salud vinculados con el trabajo a través de la mejora continua.

Hasta la fecha de expedición de esta normativa las organizaciones aplicaban el estándar OHSAS 18001, que establece los requisitos mínimos en materia de gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Sando fue en 2009 una de las primeras de las grandes compañías del sector de la construcción en España en adaptarse a los requerimientos de la norma y la primera del sector en hacerlo por la entidad creadora y titular a nivel mundial de la propiedad intelectual de estas especificaciones, British Standards Institution (BSI).

Recientemente, Sando había vuelto a renovar a principios de 2018 el estándar internacional OHSAS 18001:2007 con Aenor para Construcciones Sánchez Domínguez Sando, tras una auditoría favorable, y para las empresas Conacon y Althenia a través de la entidad Cerne.

En 2015, fruto de un proyecto de I+D+i, Sando patentó un sistema para prevenir accidentes laborales en plataformas elevadoras mediante el diseño de un dispositivo capaz de instalarse en cualquier maquinaria de estas características. Asimismo, en 2018 presentó la solución constructiva SST-RPAS. Una iniciativa de Sando para controlar la prevención de riesgos laborales en obras de especial peligrosidad mediante drones.

El grupo de empresas Sando y Fundación Sando se han caracterizado históricamente por apoyar notablemente la prevención de riesgos laborales en sus centros de trabajo y por colaborar con otras entidades para difundir la cultura del máximo respeto a la seguridad y salud de los trabajadores.

La Asociación Española de Mezclas Asfálticas (ASEFMA) ha reconocido la labor divulgativa del servicio de Conservación Viaria de Málaga, que gestiona el grupo Sando en UTE, y ha otorgado el primer premio al trabajo fotográfico presentado por una de sus profesionales en su concurso anual. Con el título “La conservación de las carreteras no es un juego de niños, la conservación de las carreteras salva vidas”, Narci Morales, del servicio Conservación Viaria de Málaga, se ha alzado con este galardón a nivel nacional.

El certamen, convocado con motivo del Día Internacional de la Conservación de Carreteras y celebrado junto con Canon España, buscaba encontrar las instantáneas que mejor representaran la necesidad del mantenimiento de las carreteras. En total se han presentado 112 fotografías y junto a Narci Morales han obtenido el segundo y tercer puesto respectivamente Ekhi Zurutuza y Fernando Bravo. La entrega de premios se ha llevado a cabo durante la XIII Jornada Nacional de ASEFMA.

La imagen premiada ilustra unos patitos de goma flotando en el agua de un bache de una carretera, lo que indica la profundidad y gravedad del socavón: “Me inspiré en el tema de los desperfectos que hay en el asfalto hoy en día, que son evidentes y preocupantes, y en un sector vulnerable; los niños”, indicó Morales tras recoger el premio.

La labor del servicio de Conservación Viaria de Málaga, gestionada por el grupo Sando a través de Conacon en UTE, ha sido reconocida en otras ocasiones por su capacidad de innovación y por la búsqueda de soluciones inteligentes para la conservación de smartcities.

El grupo de empresas Sando ha celebrado el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo participando en la jornada técnica “Tecnologías innovadoras aplicadas a la PRL en Construcción”, que ha organizado la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio en Málaga.

La empresa ha aprovechado este evento para presentar la solución constructiva SSL-RPAS. Una iniciativa de Sando para controlar la prevención de riesgos laborales en obras de especial peligrosidad mediante drones.

Durante su presentación, Federico Artola, director del Servicio de Prevención Mancomunado de Sando, ha explicado cómo gracias a este proyecto se podrán monitorizar en tiempo real y de manera totalmente segura la ejecución de infraestructuras con especial peligrosidad: “Permitirá poder desarrollar la vigilancia de obras en directo a miles de kilómetros de distancia y sin que ningún profesional se ponga en riesgo”.

El proyecto SSL-RPAS explota las posibilidades que aportan los drones, en los que Sando lleva trabajando casi una década, para desarrollar un control más exhaustivo de los riesgos: “El dron permite embarcar sensores que nos ofrecen información sobre contaminantes físicos o químicos que no podríamos percibir de otra manera”.

El Servicio de Prevención Mancomunado de Sando comenzó a estudiar las oportunidades de los drones durante la ejecución de El Caminito del Rey, una infraestructura singular que se realizaba en paredes verticales de más de cien metros y en la que la vigilancia de la seguridad y salud resultaba más compleja.

Tras la exposición del proyecto, Juan Antonio Casanova, director de Operaciones Aeronáuticas de Sando, ha llevado una demostración de parte de la tecnología que empleará el SSL-RPAS. Dentro del salón de actos del Centro de Prevención de Riesgos Laborales de Málaga han volado varios drones equipados con sensores y cámaras que han permitido comprobar en directo algunas de las opciones que aportará el proyecto.

Junto a este proyecto, dentro de la jornada organizada por la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio en Málaga, el director de I+D+i de Sando, Juan Antonio Báez, ha realizado un recorrido sobre nuevas tecnologías que son aplicables a la Prevención de Riesgos Laborales: “El Big Data es una tecnología que orientada a la seguridad y salud en el trabajo conseguirá que en lugar de prevenir los accidentes podamos predecirlos”.

En la jornada también ha participado Carlos García, responsable técnico de Edificación y Obra Civil de Corporación Tecnológica de Andalucía, que ha puesto énfasis en las ayudas para la investigación y los resultados que aporta la I+D+i: “Empleando innovación en la empresa se puede mejorar la productividad en un 50% o 60%”.

Asimismo, la Secretaria General Provincial de Empleo, Comercio y Empresa, María del Carmen López, ha expuesto las políticas principales en Seguridad y Salud de la Junta de Andalucía y ha recalcado la necesidad de que las empresas inviertan en investigación: “Tenemos que fomentar la innovación y poner las nuevas herramientas al servicio de la Prevención de Riesgos Laborales”.

 

 

El grupo de empresas Sando ha superado una vez más las auditorías del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo de acuerdo con lo establecido en la especificación internacional OHSAS 18001:2007. En 2009 Sando fue pionera en lograr esta certificación en construcción en España, de la mano de la certificadora BSI (British Standards Institution).

La entidad Aenor ha emitido su informe actual de conformidad de acuerdo con la especificación internacional OHSAS 18001:2007 para Construcciones Sánchez Domínguez Sando, tras la auditoría realizada a finales de 2017. Asimismo, la auditora Cerne también ha certificado los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo de las empresas Conacon y Althenia.

En estas auditorías se han evaluado los nuevos centros de trabajo de Althenia en Galicia, concretamente en Vigo; los servicios de limpieza y mantenimiento que Althenia realiza para Adif en las estaciones de la zona centro y sur del país, así como el sistema de recogida de residuos sólidos y limpieza urbana que ejecuta en Vélez Málaga.

En el ámbito de la construcción y conservación de infraestructuras las auditoras también han evaluado las obras y servicios que el grupo de empresas Sando desarrolla en las Islas Canarias, con especial atención a la conservación de la autopista Tenerife Sur.

Las auditoras han valorado de manera muy positiva la implantación en Sando de una plataforma informática para el control total de la documentación de la subcontratación que interviene en sus centros de trabajo, dotado de un sistema robotizado para evitar el fraude y la falsificación de documentos. Esta herramienta robotizada le permite a Sando organizar y controlar la documentación aportada por los subcontratistas gracias a la interacción con la Administración Pública mediante el uso de certificados digitales.

Sando siempre se ha mantenido a la vanguardia en el ámbito de la protección de la seguridad y salud de los trabajadores. La Unión Europea le concedió en 2001 el premio SAFE a la labor en favor de la implantación de la normativa comunitaria y nacional de seguridad e higiene en la empresa. En 2002 inició los Premios a la Seguridad y Salud en el Trabajo en Sando y en 2009 recibió el Premio Prever 2008, concedido por el Consejo General de Relaciones Industriales y Ciencias del Trabajo.

Respecto a las certificaciones internacionales, en 2009 Sando fue la primera de las grandes compañías del sector de la construcción en España que certificó su sistema de Seguridad y Salud en el Trabajo de acuerdo a la especificación OHSAS 18001:2007 por British Standards Institution (BSI), la entidad que gestionaba la titularidad mundial de la propiedad intelectual de estas especificaciones.

Asimismo, en 2015 patentó un dispositivo de seguridad para el desarrollo de infraestructuras, denominado “Cesta de seguridad para plataformas elevadoras”. La patente fue fruto del proyecto de investigación SAFE-PEMP, diseñado para evitar accidentes en Plataformas Elevadoras Móviles de Personas (PEMP), cada vez más utilizadas.

El grupo de empresas Sando ha diseñado durante 2017 una metodología y un nuevo sistema para la ejecución de las entibaciones en zanjas, denominado Carro de Entibación Móvil. Se trata de una estructura móvil que protege a los operarios y equipos que se encuentran en el interior frente a desprendimientos del terreno, minimizando el impacto sobre el medio ambiente y asegurando una ejecución más eficaz. El proyecto ha obtenido la certificación en I+D+i de la EQA (European Quality Assurance).

El grupo de empresas Sando ha finalizado la construcción del nuevo Parque de Bomberos de Nerja, un edificio que se levanta sobre una parcela de más de tres mil metros cuadrados y que dará también servicio a los municipios colindantes.

El proyecto es obra del prestigioso arquitecto Luis Machuca Santa-Cruz que ha sabido acomodar una construcción industrial en el entorno turístico de Nerja, guardando la esencia de los pueblos blancos de la Axarquía y con un diseño muy cuidado.

El acto de entrega del edificio ha estado presidido por la alcaldesa de Nerja, Rosa Arrabal, el vicepresidente primero de la Diputación Provincial de Málaga, Francisco Salado, y el presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Francisco Delgado, que junto con el resto de autoridades han recorrido las instalaciones.

Sando ha construido un completo edificio distribuido en dos volúmenes en forma de ‘L’. En el ala derecha se ubican las dependencias de estancia, descanso y vestuarios, así como el gimnasio, el comedor o el sistema de control integrado. En parte izquierda se encuentra el  garaje, una gran zona diáfana con cuatro puertas seccionales para vehículos de gran tonelaje, los talleres y el aljibe general.

Durante la construcción del Parque de Bomberos de Nerja Sando empleó una nueva tecnología en prevención de riesgos laborales desarrollada a raíz de un proyecto de investigación propio. Fue la primera infraestructura en la que se utilizó el sistema de seguridad SafePemp, un dispositivo que reduce el riesgo de accidentes laborales en Plataformas Elevadoras Móviles de Personas (PEMP).

El modelo, registrado en la Oficina Española de Patentes y Marcas, consiste en una “Cesta de seguridad para plataformas elevadoras” que disminuye la posibilidad de colisión y caída dentro de estas máquinas. Se trata de un sistema de seguridad activo, que señaliza y alerta a los responsables de la obra ante la falta de sujeción del trabajador o ante el riesgo de colisión, y que emplea sensores móviles, radiofrecuencia y ultrasonidos, resistentes a las inclemencias medioambientales y agresiones externas.

El grupo de empresas Sando ha diseñado una metodología y un nuevo sistema para la ejecución de las entibaciones en zanjas. Se trata de una estructura móvil que protege a los operarios y equipos que se encuentran en el interior frente a desprendimientos del terreno, minimizando el impacto sobre el medio ambiente y asegurando una ejecución más eficaz. El proyecto ha obtenido la certificación en I+D+i de la EQA (European Quality Assurance).

La realización del presente proyecto de I+D+i, denominado Carro de Entibación Móvil, supone un gran avance en la investigación de nuevas alternativas para apuntalar cortes verticales en excavaciones. Esta solución se ha planteado para garantizar la seguridad durante la ejecución de obras de canalización desarrolladas en zanjas a cielo abierto en zonas urbanas, al mismo tiempo que reduce considerablemente los tiempos de ejecución de los trabajos con el consiguiente ahorro en los costes.

La entibación es un tipo de estructura de contención provisional, empleada habitualmente en construcción e ingeniería civil, por ejemplo en la excavación de zanjas. Se crea mediante estructuras de madera o metálicas y placas rectangulares, de dimensiones variables. Sin embargo, no existen avances significativos en el diseño de soluciones tecnológicas de I+D+i relacionadas con métodos de construcción completos y fiables o con su diseño.

El Carro de Entibación Móvil se ha ideado empleando una estructura práctica, sencilla y rápida de colocar que cuenta con un sistema de rodadura formado por dos ruedas giratorias en la parte delantera y dos fijas en la parte trasera. Para el desplazamiento de los carros de protección se utilizan ruedas metálicas unidas a unos perfiles que componen un bastidor metálico del conjunto. Esta solución facilita el desplazamiento a lo largo de la zanja sin necesidad de repetir las tareas de montaje e instalación.

Para la elaboración del proyecto, en primer lugar, se desarrolló un análisis del proceso constructivo y de las alternativas posibles, posteriormente se llevó a cabo el diseño del sistema de entibación móvil y de la estructura y, por último, se testó un prototipo en obra para poder validarlo.

Este proyecto tiene como objetivo prevenir y evitar cualquier tipo de incidente o accidente por desprendimiento de tierras en el interior de las excavaciones, así como su reducción durante el montaje e instalación de estos equipos de protección, que siempre se montan y preparan fuera de las propias excavaciones. La tecnología aplicada permite reducir los tiempos de montaje y ejecución, además de eliminar los equipos de carga y descarga de entibación, por lo que se disminuyen costes y se incrementa la producción.

Este proyecto va en línea con la política de I+D+i del grupo de empresas Sando, que procura invertir en soluciones tecnológicas que faciliten la ejecución de los trabajos, incrementando la calidad y eficiencia y salvaguardando la seguridad de sus profesionales.

ALTHENIA, del grupo SANDO, ha culminado la obra de acondicionamiento de la zona verde Rancho Chico, en el municipio de Loeches en Madrid. Esta obra ha permitido la conexión con el anillo verde del municipio.

 

Las obra ejecutada ha supuesto el desbroce, tala de árboles y limpieza del solar; retirada de cubiertas de amianto y demolición de cuatro construcciones; instalación de riego y electricidad para alumbrado público y edificaciones; preparación de caminos; pavimentos de caminos con arena y colocación de bordillos; equipamiento y mobiliario (bancos, papeleras, fuente, pérgola, cartel informativo); plantación (romeros, cipreses, chopos, laurel); obras de hormigón; muro de contención, rampas y explanada de hormigón aporte de capa tierra vegetal para posterior sembrado por el Ayuntamiento de Loeches.

La Fundación Sando ha enviado su proyecto de divulgación de la seguridad y salud en el trabajo a los Premios Innovación y Salud. Estas distinciones, otorgadas por Mutua Universal, buscan destacar la labor de las entidades en el desarrollo y promoción de entornos laborales más seguros y saludables.

El proyecto de Fundación Sando se inició en el año 2002 con la celebración de los primeros Premios Sando a la Seguridad y Salud Laboral, que organizó tras recibir el prestigioso galardón europeo SAFE 2001 de la Comisión Europea. Estos reconocimientos se conceden por actuaciones constatables en el campo de la prevención de riesgos laborales, tanto por parte de los profesionales de empresas de Sando, como de sus colaboradores: empresas subcontratistas, trabajadores autónomos, etc.

Los premios a la Seguridad y Salud Laboral se organizan periódicamente junto con unas jornadas Nacionales de Seguridad y Salud en la Construcción en las que participan los principales expertos del país en la materia.

El pasado año se celebró la decimoprimera edición de este certamen con una notable asistencia y repercusión mediática. La Fundación Sando busca con este proyecto divulgar el máximo respeto a la seguridad y salud en el trabajo tanto dentro como fuera de la empresa y concienciar a la sociedad para que no se produzcan accidentes.